Sanciones

Cada año existe un plan de inspección vigente que se va adaptando a las nuevas exigencias del mercado, actualmente tenemos vigente la Orden de 27 de diciembre de 2022, por la que se aprueba el Plan de Inspección Programada en materia de turismo para el año 2023 y que podéis descargar aquí.

La entidad inspectora puede realizar la inspección de cualquier establecimiento turístico, en principio la experiencia que hemos tenido es que la Administración tiene la voluntad de colaborar durante las inspecciones, incluso recomendando algunas mejoras, si bien es cierto que el propietario no se podrá oponer o dificultar su labor.

Cuando un alojamiento recibe una inspección, casi con toda probabilidad el inspector ya tiene datos, capturas de pantalla, anuncios publicados y todo lo relativo a la instrucción para finalmente comprobar «in situ» si el alojamiento cumple con la normativa vigente.

Nuestras recomendación es ofrecer toda la información a nuestros huéspedes con anterioridad de la reserva, publicar la Signatura o Número de Licencia Turística en todos los anuncios, ofertar exclusivamente las plazas concedidas por la resolución y detallar expresamente vuestro anuncio con el mayor rigor y veracidad, de lo contrario podéis ser sancionados en función al siguiente cuadro y que hacemos mención a las situaciones más habituales de las viviendas fines turísticas o viviendas turísticas alojamiento rural.

Infracciones leves

Las conductas calificadas como infracciones leves más frecuentes en viviendas vacacionales son:

  • Prestar el servicio de alojamiento con deficiencias respecto a lo publicitado o acordado.
  • La falta de los distintivos obligatorios para los apartamentos turísticos o, aún existiendo, que aporten información deficiente.
  • La inexactitud de los datos manifestados en la “declaración responsable” de inicio de actividad.
  • El incumplimiento de las obligaciones formales exigidas a los titulares o gestores de los apartamentos turísticos y la falta de conservación de la misma durante el tiempo exigido por la normativa.

Sanciones para las infracciones leves

Las infracciones leves serán sancionadas con apercibimiento de suspensión de la actividad temporal o definitivo o con multa de hasta 2.000 euros. Por lo tanto, no caben ambas sanciones, sino una u otra.

Infracciones graves

Las conductas calificadas como infracciones graves más frecuentes son:

  • Alojar personas con fines turísticos sin haber presentado la “declaración responsable”.
  • No colaborar con los órganos de Inspección.
  • Falsear los datos de la “declaración responsable”.
  • No evitar la emisión de ruidos propios del apartamento que impidan el descanso de los usuarios.
  • Utilizar placas, símbolos, etc., diferentes a los que corresponden al establecimiento de apartamentos.
  • Publicidad o información no veraz que lleva al usuario a engaño.
  • Cobrar al usuario o intentar cobrarle precios superiores a los publicitados o expuestos al público.
  • La falta de contratación de los seguros obligatorios.
  • La contratación por tiempo superior a lo permitido (en el caso de los apartamentos turísticos lo máximo permitido es 45 días).
  • Dificultar el trabajo de los órganos de inspección turística.
  • No facilitar hoja de reclamaciones al usuario cuando estos la soliciten.
  • La reincidencia en la comisión de infracciones leves.

Sanciones para las infracciones graves.

Las infracciones graves serán sancionadas con multa de 2.001€ hasta 18.000€. Además de la multa, podrá imponerse, a criterio del órgano de inspección, la clausura temporal del apartamento por un periodo máximo de 6 meses.

Infracciones muy graves

Las conductas calificadas como infracciones graves más frecuentes son:

  • Negar u obstruir la actuación de los servicios de inspección turística, así como facilitarles información o documentos falsos.
  • Incumplir el principio de unidad de explotación (el establecimiento de apartamentos será administrado por un único titular, pudiendo ser persona física o jurídica, que además será el responsable desde el punto de vista administrativo).
  • Destinar los apartamentos a usos distintos al permitido (recordemos que no puede alquilarse como vivienda habitual).
  • La reincidencia en la comisión de infracciones graves.

Sanciones para las infracciones muy graves.

Las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 18.001€ hasta 150.000€.

Además de la multa, se podrá imponer como sanción la clausura temporal de los apartamentos por un periodo comprendido entre 6 meses y 3 años.

Podrá acordarse la clausura definitiva del establecimiento cuando haya reincidencia en infracciones muy graves.

Responsables de las infracciones

Serán responsables de las infracciones mencionadas anteriormente las personas siguientes:

  • El titular del establecimiento de apartamentos
  • El titular de la actividad de alojamiento, que responderá por sus actos y por los de sus empleados o sus subcontratados.
  • Quienes hubieran firmado la declaración responsable de inicio de actividad.
  • Quienes presten servicio de alojamiento sin haber presentado declaración responsable.
  • Los propietarios de los inmuebles en régimen de propiedad horizontal.

Prescripción de las infracciones

Las infracciones cometidas prescribirán una vez que haya transcurrido el tiempo mencionado a continuación desde su comisión:

  • Leves: 6 meses.
  • Graves: 1 año.
  • Muy graves: 2 años.

Si durante los plazos mencionados se inicia un procedimiento sancionador y llega a conocimiento del afectado, entonces se interrumpe la prescripción, reanudándose de nuevo por donde iba en caso de que transcurra más de un mes con el procedimiento paralizado.

Prescripción de las sanciones

Al igual que las infracciones, las sanciones también prescriben.

Las sanciones antes mencionadas prescribirán en los siguientes plazos, a contar desde el día siguiente a que la sanción fuera firme:

  • Leves: 6 meses.
  • Graves: 1 año.
  • Muy graves: 2 años.

La prescripción de las sanciones quedará interrumpida por la iniciación, con conocimiento de la persona interesada, del procedimiento de ejecución, reanudándose el plazo de prescripción si el procedimiento estuviera paralizado más de un mes por causa no imputable a la persona infractora.