El Primer Cliente tu Vecino.

No hace falta realizar ningún Master en Ventas, ni un Postgrado en Estrategias de Marketing, para entender que tu primer cliente, es tu vecino y por varias razones.

El primer cliente tu vecino.

Si la relación con tu vecino es buena, es muy probable que apoye tu actividad e incluso tenga una pequeña relación con tus huéspedes en tu ausencia que te ayude incluso a tener mejor reseñas.

Si por el contrario la relación con tu vecino y el resto de propietarios residentes en tu entorno no es buena, afectará de forma muy negativa en el resultado de las reseñas de tus huéspedes y en los beneficios que puedes obtener en cada temporada.

Para tener contento a tu vecino, comunidad o alrededores, debes atender cualquier petición o malestar que pudieran trasladarte, incluso te aconsejo hablar con ellos con anterioridad de iniciar la temporada de alquiler turístico, ofreciéndoles tus datos de contacto para que puedan mantener contigo una comunicación fluida y sobre todo que en el caso de cualquier actividad o acto vandálico en la propiedad o zonas comunes puedas ser el primero en enterarte y solucionar el problema a la mayor brevedad.

No es habitual tener huéspedes que provoquen ruidos o actividades molestas a los vecinos, pero existe la posibilidad.

En muchos casos hay propietarios que no ofrecen sus datos a los vecinos y cuando sucede cualquier tipo de molestia directamente llaman a la policía, en el caso que la policía se persone es muy habitual que identifique a las personas usuarias que disfrutan de tu alojamiento y posiblemente los sancionen o no, dependerá la actitud de los huéspedes y la responsabilidad de sus actos no son del propietario.

Pero cuidado, en ocasiones cuando se persona la policía, identifica las personas e incluso les pide contrato de arrendamiento o el motivo de su estancia, esto conlleva en ocasiones a levantar un acta y abre unas diligencias previas a tres organismos:

  • Consejería de Turismo, para que comprueben la actividad turística de la vivienda.
  • Agencia Tributaria, para que comprueben la actividad turística y esa estancia en concreto.
  • SubDelegación del Gobierno en el caso de que las personas usuarias no estén inscritas en el registro de viajero.

Algo tan sencillo como ofrecer y atender a las peticiones de tus vecinos te ahorrará tiempo y dinero, debes ejercer la actividad turística de forma responsable, atendiendo las peticiones de tus huéspedes y también la de tus vecinos.

Te recomiendo dar solución a cada uno de los problemas que te propongan tus vecinos, siempre que estén dentro de contexto, la más habitual es la de los ruidos, para ello existen dispositivos «totalmente legales» que monitorizan el ruido de tu alojamiento y te avisan de forma inmediata a tu SmartPhone si se produce un exceso de ruido, enviándote un sms a tí y a tu huéspedes a modo disuasorio, además de tener la información a tiempo real para adelantarte a cualquier reacción de los vecinos, personándote en el lugar para comprobar la situación.

Puedes encontrar más información en la propia plataforma, existen varios dispositivos en el mercado por un precio aproximado de 100 €uros, quizá los mejores invertidos en tu vivienda, sobre todo si tienes un vecino inflexible, que además puede denunciar de manera sistemática incluso sin argumentos, pudiendo contrarrestar esas denuncias con los informes que emiten esos dispositivos ya que registran de manera legal el nivel sonoro y los horarios de manera anónima.

No es habitual, ni tiene que serlo, tener problemas de vecindad o conciencia con los vecinos, pero de tenerlas de manera frecuente te recomendamos replantearte la proyección de tu alojamiento, quizá estes enfocando tu alojamiento a un segmento conflictivo, puedes hacer el ejercicio del modelo Canvas para conocer más sobre tu propuesta de valor.

Invita a tu vecino a colaborar en tu negocio y crea alianzas, ofrécele tus datos de contacto y atiende sus peticiones, será un WIN TO WIN, ganamos todos…